La Capilla de La Ibero

por Leticia Floresmeyer
Mi relación con el catolicismo llegó a un alto a los doce años cuando mis papás me llevaron al Vaticano. La opulencia y la falta de congruencia en muchas cosas me asombró y decidí, a diferencia del resto de mi familia,  dejar de creer en algo que no me parecía racional ( uso racional por falta de una mejor palabra).El otro día me propuse conocer la Universidad Iberoamericana, o como comúnmente le decimos, La Ibero. Mi deber era escoger un lugar y explorarlo ¿Qué mejor lugar que uno nunca pisado por mi persona? La capilla de la Ibero.

Le pregunté a algunos compañeros si habían visitado la capilla y sorpresivamente muchos lo habían hecho. En realidad quizás no sea tan sorpresivo, pero lo fue para mí. Me parece extraño entrar a capillas e iglesias. Nunca estoy segura cómo comportarme y me da mucho miedo poder ofender a alguien. Una vez crucé las piernas en una primera comunión y mi abuela me vio como si hubiera incendiado la iglesia. Mis papás, para mi beneficio, han decidido dejarme ser lo que quiera ser.
Pero, regresando a esta bizarra exploración, decidí un día entre clases realizar mi ansiada visita.

El altar en la capilla.

El altar en la capilla.

Cuando entré a la capilla me sorprendió la sensación de tranquilidad que sentí. Había solamente otra persona ahí que poco se percató de mi presencia. Me senté en una banca y observé como rezaba, internamente deseando poder tener esa fe que hace muchos años perdí. Debo admitir que es un lugar muy bonito. Hay una escultura moderna de un Cristo que parece flotar en el altar y no está montado sobre una cruz, había flores y todo estaba iluminado. La verdad es que los veinte minutos que pasé sentada en esa banca fueron extremadamente placenteros.
2013-03-07_10-37-36_913
Cuando el señor que estaba rezando se fue aproveche en momento para fisgonear, vi una virgen de Guadalupe y encontré un corcho en la pared que invitaba a diferentes eventos relacionados con la religión. Por un momento pensé en tomar el taller de Cristología para después recordar mis diferencias irreconciliables con la iglesia católica. Después de un respiro más salí por la misma puerta por la que entré, debo de admitir que no he regresado, pero tal vez algún día vaya a sentarme y sentirme en paz por un segundo, en la capilla de La Ibero.
2013-03-07_10-37-30_48

Amén.

Anuncios

7 Respuestas a “La Capilla de La Ibero

  1. Me parece interesante que pese a tu distanciamiento con la religión católica hayas decidido visitar la capilla de la Ibero. Yo soy católica, puedo decir que no voy a misa seguido y que para mucho sería no ser prácticante, pero algo que me da mucha paz es visitar de vez en cuando la iglesia. Concuerdo contigo en que la capilla de la Ibero es realmente bonita y sin que me juzguen los otros lectores cuando estoy muy estresada en finales o por ciertas cuestiones es un alivio tener una capilla en la universidad a la cual puedo recurrir cuando busco tranquilidad y paz.

  2. La misma razón por la que entraste a la Iglesia es por la que van muchos, a sentir un poco de paz.

    A veces, ir a la Iglesia va mucho más allá de cualquier ideología o diferencia, es de los pocos momentos de sensatez en la vida de los creyentes.

    Eso hago cuando visito alguna comunidad y sus templos. Te hace pensar donde estás y a donde vas, en un amplio sentido.

    Saludos

  3. paulina cabral

    se me hizo super interesante tu reportaje, la verdad concuerdo contigo en lo que te paso cuando visitaste el vaticano, ya que es muy desconcertante ver el estilo de vida de las personas que se suponen promulgan la ayuda a los demas y como ellos se llenan los bolsillos cuando hay personas muriendo al rededor del mundo.

  4. letyfloresmeyer

    Muchas gracias por sus comentarios. En respuesta a Luz, tal vez precisamente por el distanciamiento que siento con la religión católica sentí la necesidad de visitar la capilla. Mi familia es muy católica y siempre me ha interesado sin necesariamente ser creyente. En respuesta a The Tourist, tal vez estamos buscando lugares que nos brinden paz y eso es lo que la gente a dejado en los lugares de contemplación, ese es el significado que se les da, aparte del silencio. Muchas gracias Paulina!

  5. Se me hizo interesante ver como le has dedicado un espacio a un tema que aunque para ti ya no es tan relevante, es relevante para un gran porcentaje de la población y más en una universidad jesuita.

  6. A mi en realidad me parece un poco intrascendente la existencia de la capilla en la ibero, pero que excelente oportunidad para la gente que gusta de ir a rezar a ella.

  7. Carlos Mariano Eguiluz Navarro

    Leticia, aunque este reportaje ya tiene tiempo, espero que leas estas lineas. Creas o no creas, practique o no practiques una religión, Dios te ama y siempre esta a la espera de que regreses. Investiga sobre el mensaje de Cristo y sin juzgar a otros sobre su comportamiento, recibe el amor infinito que tiene por ti y por todos los hombres.
    Quise compartir estas lineas contigo, porque yo a diario experimento ese amor y eso me ha hecho muy feliz. Espero que algún día tu también lo experimentes.
    C.Eguiluz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s