Acusaciones del NYT al General Moises Garcia Ochoa

El New York Times publicó un reportaje que revela los mecanismos norteamericanos para influir en los altos mandos mexicanos; entre los involucrados está el general Moisés García Ochoa, quien, según declaraciones de funcionarios estadounidenses, participaba en actos tan corruptos que la Casa Blanca se vio obligada a evitar que Peña Nieto lo nombrara Secretario de la Defensa Nacional.

Ochoa tiene un currículo envidiable, tiene tres maestrías, se ha encargado de dos misiones diplomáticas, tiene numerosos cursos y diplomados impartidos por la DEA misma, ha publicado tres libros y presentado conferencias en la UNAM, en el Colegio Militar y en el Senado de la República. Aunque no por estas grandes distinciones nos deberia de sorprender que si fueran ciertas las acusaciones que se le hacen al General.

Image

No me sorprendería que el artículo del NYT fuera falso o verdadero o una combinación de ambos. En cualquier caso hay que preguntarse: ¿quiénes y qué beneficio obtienen con éste artículo?
No es secreto que el NYT así como muchas otras publicaciones “líderes de opinión” de los Estados Unidos (en su momento Life, Newsweek, Wall Street Journal, etc.) se han dedicado a publicar insertos de su gobierno disfrazados de artículos. ¿Para qué quemar a un general ubicado en una zona fronteriza conocida por el trasiego de droga a EUA (entre otras amenidades) y viceversa?
Cuándo leemos un artículo de EUA que diga qué altos mandos militares, policiales y políticos estadounidenses son beneficiados con el negocio de la droga allá?

Si bien es cierto que las autoridades mexicanas deben responder por estas sospechas toda vez que se habla de corrupción en altos cargos militares y mal uso de los recursos destinados a la seguridad, no se puede hacer a un lado una incómoda verdad: incluso si hacemos a un lado la culpabilidad del general García Ochoa en torno a estas acusaciones, es evidente que el gobierno norteamericano puede tener una enorme influencia sobre las decisiones que afectan tremendamente al país.

Si creemos en este reportaje, dos ideas se ven reforzadas, primero, lo difícil que es exigir a las fuerzas policiales honestidad si los mismos mandos militares están inundados en malos manejos y, segundo, al parecer, Estados Unidos sigue teniendo la fuerza para decidir a quién se debe (o se puede) nombrar en un cargo tan importante como Secretario de la Defensa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s