Las “fuentes” y The New York Times

Julián Andrade, La Razón
La utilización de fuentes ocultas siempre es riesgosa. Se entiende en algunos casos, sobre todo en los que los informantes corren peligro y más en historias que tienen que ver con el crimen organizado o la revelación de tramas corruptas.

Hay grandes historias que provienen del trabajo con gargantas profundas, que guían a los reporteros y muchas veces los conducen a revelaciones que de otro modo serían imposibles o muy difíciles.

El problema es cuando “las fuentes” sustituyen al trabajo periodístico, o peor aún, cuando se confunden las charlas off de record con la búsqueda de datos y pruebas.

The New York Times las utiliza con frecuencia, a veces bien y otras muy mal.

Con México suelen tomarse “licencias” que no se permitirían en asuntos de interés doméstico y menos en los que se involucre la honra de altos funcionarios.

Me parece que en la redacción de The New York Times equivocaron el tiro con el caso del general Moisés García Ochoa, quien fue uno de los mandos del Ejército Mexicano que pudo llegar a la titularidad de la Secretaría de la Defensa Nacional.

El nombramiento del secretario de la Defensa es uno de los más delicados y más en la situación por la que atraviesa el país.

Los militares están llamados a continuar con tareas que tienen un alto costo, pero que al mismo tiempo resultan indispensables para garantizar la seguridad.

El general García Ochoa en la actualidad está encargado de una de las regiones militares más importantes y estratégicas, porque es la que comprende la región de La Laguna, donde la violencia es alta y existe una fuerte disputa entre bandas criminales por el control del lugar.

La nota de The New York Times, desmentida por el Departamento de Estado en EU y por la Secretaría de Gobernación en México, se refiere a las supuestas presiones de la administración de Obama para impedir que García Ochoa se convirtiera en secretario de la Defensa.

El meollo del asunto, sin embargo, es que hacen afirmaciones e insinuaciones que no están respaldadas por pruebas.

Es irrelevante lo que crean “los informantes” del diario, y más si se refieren a cuestiones que tienen que ver con el honor de las personas.

Para colmo, muchos de los testimonios son de oídas, “se dice, se cuenta, se sabe”.

Las fuentes puede ser buenas o malas, pero esto se define a partir de la obtención de información de calidad y no al revés, que es como con frecuencia ocurre y más en las notas y textos que se refieren a nuestro país.

La fuente funciona si se comprueba, con reporteo, lo que se está señalando.

Me parece que por ahí habría que iniciar una buena discusión y que sirva, por qué no, para no deslumbrarnos por lo que se publica en otros lados, sino más bien someterlo a la prueba del ácido, esa que realizan, día con día, los buenos periodistas.

julian.andrade@razon.com.mx
Twitter:
 @jandradej

Anuncios

5 Respuestas a “Las “fuentes” y The New York Times

  1. Con Moisés Dayan y Luz Colsa:
    Resulta controversial hablar de un tema tan delicado usando fuentes con ausencia de certeza y sustento documental. Es arriesgado publicar sospechas de una figura importante sin tener la seguridad de que las acusaciones sean verdaderas.
    Es verdad que este tipo de artículos ponen en duda al lector y pueden alzar falsas sospechas. Es necesario contar como periodista antes de publicar tener fuentes estables, no sustentar el artículo en creencias e indagaciones.

  2. Despues de leer ambos articulos podemos llegar a la conclusion de que The New York TImes no deberia malgastar su prestigio publicando articulos que no esten totalmente respaldados y comprobados. En cierto modo juegan o ponen en riesgo la reputación de quien se habla.
    Aparte de que es un periodico que la gente totalmente confia en lo que dice, pero con esto demuestra que la veracidad de lo que publica esta a discusión.

    Esta bien que la gente ya no cree ciegamente en lo que los medios publican y que lo ponen en duda y que necesitan de mas fuentes fidedignas que comprueben lo que se esta diciendo el articulo.

    Paulina Cabral
    Carmen Fernández

  3. Interesante el planteamiento de Julián Andrade: cuando no hay pruebas suficientes para llevar a alguien a la corte es más fácil ponerlo en un juicio público a través de los medios de comunicación. Sacar a la luz este tipo de notas cuando no se prueban las fuentes es un acto arrogante pues no está bien fundamentado. En el artículo del New York Times la relación de poder que tiene Estados Unidos sobre México se exalta sin ser criticada de ninguna forma, se menciona la corrupción en el gobierno mexicano sin presentar pruebas pero al gobierno estadounidense no se le menciona más que en una actitud benevolente. Haciendo al igual un hincapié en que la relación ha mejorado pues Estados Unidos ha abierto sus puertas al gobierno mexicano sin hablar de la parte que Estados Unidos ha jugado y juega todavía en los problemas del país.
    Mariel Vela García
    Leticia Floresmeyer

  4. Enrique Camacho

    MMe parece impertinente por parte del diario TNY que haga este tipo de suposiciones. Primero por no ser de carácter verídico, segundo por meterse en esta clase de problemas al no relacionar la nota con una fuente y tercero por el peso que tiene este diario en todo el mundo, este tipo de publicaciones pierden el peso que gano desde hace tiempo este famoso periódico.
    Podemos interpretar el dicho “Piensa mal y acertaras” y aunque puede ser nada mas que una provocación para lucir la verdad de modo indirecto el NYT esta por arriba de estas notas y siguiendo este modelo perderá credibilidad y simplemente será considerado como un periódico mas.
    El verdadero periodismo es el que realmente vale la pena, no podemos guiarnos por medio de lo anteriormente dicho: se dice, se sabe, se cuenta… Se tiene que salir investigar, sacar una nota, investigar los hechos, hacer practicas de campo, encuestas, preguntas, indagar, etc..

  5. El New York Times, es considerado uno de los medios informativos más importantes, pues ha adquirido demasiado prestigio, además por ser el periódico de la ciudad más importante del mundo. Es muy extraño, a mi punto de vista, que hayan cometido el enorme error de publicar sin antes haber comprobado que las fuentes que utilizaron eran verídicas, es una pena que hayan levantado un falso a una persona, que al parecer está solamente haciendo su trabajo.
    En la nota México, como suele ser, es resaltado como un país muy corrupto, y supongo que muchísimo ciudadanos de Estados Unidos se han cegado a esta idea, por lo tanto, no dudo que no hayan tenido ni la más mínima cuestión sobre el artículo que fue publicado sobre el General García Ochoa.
    Es necesario y de suma importancia fidelidad de los medios, pues son éstos los encargados de manejar y de cierto modo mantener unido e informado al resto del mundo. Un periódico como el NYT debería mantener la ética periodística y justificarse demostrando la veracidad de sus fuentes, no hay necesidad de poner “fuente oculta”; la verdad debe ser justo como es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s